Invertir en posicionamiento y en actualizar tu web de empresa es la nueva tendencia y exigencia para sobrevivir en los futuros negocios.

Muchas empresas que se plantean aún si es conveniente o no estar actualizados en el universo online o -lo que es más grave- no cuentan con web comercial, desconocen que el 80% de sus clientes buscan sus servicios o productos a través de internet.

Y lo que es más curioso es que de ese 80%, la gran mayoría de internautas emplean un smartphone y buscan todo tipo de información no sólo a través de un navegador, sino en redes sociales. La tecnología avanza de forma vertiginosa y las empresas están obligadas a adaptarse a ella o “morir”.

La frase tantas veces repetida “si no estás en internet, no existes” y que cada día cobra mayor sentido, ahora cuenta con un factor añadido: si no te mueves mediante redes sociales o publicaciones tampoco existirás. Este efecto se produce por las leyes del posicionamiento que imponen los principales buscadores (Google, Yahoo, Bing) y la tendencia de virtualizar el mundo cotidiano: comunicarse, comprar, gestionar, contratar,… todo lo que nos rodea está volcado en un navegador, en un servicio web, en una red social.

Para los incrédulos sólo tienen que acudir a esta noticia. La app que domina el mercado Whatsapp desde que el gigante Facebook se hiciera con la empresa que lo desarrolla está dando un giro en sus funcionalidades, primero con el lanzamiento de Whatsappfor Business y en un futuro incorporando compras. Y con todo pronóstico, una importante porción del pastel de los negocios se moverá por esta aplicación móvil.

Y, se preguntará, eso ¿cómo va a afectar a mi negocio? La respuesta es: de muy diversas formas.
A continuación vamos a analizar qué supone no estar en internet o estar de cualquier forma.

  1. Perdiendo clientes. No contar con presencia en internet o de forma obsoleta o incompleta actualmente es un grave erroooorr. Los clientes que buscan nuevos servicios o productos buscarán las primeras referencias en la red de redes entre los primeros resultados. Sin web, sin ubicación en Google Maps, ni referencias a un teléfono o dirección, nadie le encontrará porque literalmente NO EXISTE.

En definitiva, perderá clientes potenciales y a la larga le supondrá un mayor esfuerzo e inversión en publicidad tradicional o telemarketing para compensar esta situación. A medio o largo plazo habrá perdido más dinero que el que podría haber destinado a una web con un plan de posicionamiento básico y un perfil en redes sociales bien gestionado.

  1. Cediendo frente a la competencia. En respuesta al anterior punto, existen empresas que ponen por encima de este argumento su posición privilegiada en el mercado. Empresas de larga trayectoria, con un producto o servicio muy especializado y con lo que llaman “clientes de toda la vida”.

Pero en todos esos años no se han parado a analizar la competencia y las empresas que pueden haber surgido con una idea similar o al abrigo de una gran idea. Esas nuevas empresas analizan los puntos fuertes y débiles y tratan de dar un paso adelante en mejorar lo presente. Y entre los puntos fuertes se encuentra ofrecer una imagen más actual, online y las llamadas TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Y te ganan por goleada en el terreno online.

Pero ¿qué hay de esos clientes de toda la vida? Si tu funnel o embudo de ventas está dirigido a un cliente que envejece, en unos años cambiará el perfil de tu “cliente de toda la vida” y quién lo sustituya tendrá otros gustos o tendencias o simplemente la acción comercial de la competencia terminará por arrebatarte la cartera de clientes.

  1. Efectos sobre tu imagen corporativa. Si tu negocio cuenta ya con una web pero no es actual, de nuevo errooooor. Sería más recomendable que no estuvieras en la red a estar de aquélla manera. Una web anticuada posiblemente no se adapte correctamente a los nuevos dispositivos móviles y ese diseño de finales del siglo XX también deja mucho que desear respecto a los clientes que la visitan. Al igual que en el anterior caso, supone una factura muy cara como imagen corporativa, que es intangible, pero repercutirá finalmente en forma de clientes e ingresos.

También la competencia más joven se apoyará en ese punto débil para diferenciarse y sacar beneficio de su obsolescencia.


Éxito online¿Qué soluciones te proponemos desde décimoarte?

Hacer ya su página web con la última tecnología, con un posicionamiento de calidad que en un plazo de tiempo estimado consiga ubicarte entre las principales posiciones del mercado.

Además de eso, plantear un poco de brandedcontent (marketing de contenidos) y dirigir parte de la comunicación con tus clientes mediante tu propia web o a través de redes sociales. Ese feedback y midiendo los resultados, te permitirán actualizar tu estrategia comercial.

Y por último, si le dieras un aire nuevo a tu imagen corporativa o la forma de presentarte tus servicio o productos, o mediante un plan de marketing y comunicación, conseguirás unos resultados impresionantes.

 

Posicionarse o morir: las nuevas exigencias para empresas en el universo online
4.6 (92%) 5 votes