Es evidente que las redes sociales han tenido un gran impacto tanto en el ámbito empresarial como personal. Los avances en el campo tecnológico y digital han propiciado que el número de usuarios aumente, año tras año, y que su utilización sea cada día más habitual. En este sentido, es interesante repasar su evolución: desde sus incios y la época actual y hasta aventurarse a pronosticar qué deparará un futuro próximo.

El pasado de las redes sociales

Las redes sociales comenzaron con la llegada de Internet y fueron evolucionando gracias a la Wikipedia y Blogger, entre otras plataformas. Luego surgieron redes sociales como MySpace, Tumblr o Xing, que han quedado algo relegadas, en favor de otras como Facebook, Twitter, LinkedIn, YouTube o Instagram.
Por entonces, muchos consideraban que ser “social” consistía en tener una cuenta o perfil de empresa, incluso, en todas las redes sociales, con independencia de la naturaleza de la plataforma y los objetivos particulares. La forma de gestionar las redes sociales era mucho más pasiva: seguimiento y escucha de las menciones de los clientes o monitorización de la marca. No obstante, dado su carácter innovador, fueron muy bien acogidas por las empresas más punteras y los amantes de la tecnología y el medio digital.

La actualidad social media

Hoy en día, cada vez hay más marcas presentes en las redes sociales, con lo que el trabajo que hay que realizar para destacar sobre la competencia es mayor. Buena parte de las estrategias se dirigen a seguir las tendencias actuales más efectivas para mantener y captar clientes actuales y potenciales.
Asimismo, el posicionamiento orgánico de una web se ve condicionado por los constantes cambios de algoritmos de los principales buscadores, por lo que se invierte en redes sociales para lograr visibilidad, seguidores y engagement, dado que son factores que inciden positivamente en el SEO. De forma paralela, se potencia también la inversión en publicidad, marketing de contenidos y branding. Pero las actualizaciones de algoritmos no son exclusivas de los motores de búsqueda. Facebook, poco a poco, ha ido mostrando que las redes sociales no son gratuitas, por lo que desarrollar una buena estrategia en esta red social no es fácil, si no va acompañada de una inversión publicitaria.

Por su parte, los usuarios siguen demostrando su predilección por las imágenes multimedia frente a la palabra escrita. Comparten  imágenes, textos cortos, infografías y, especialmente,  experiencias con los amigos y colegas de trabajo a través de sus dispositivos móviles.

En el terreno personal, las redes sociales no solo han cambiado sustancialmente la forma de comunicarse con los demás, también han acercado a aquellos que estaban más lejos, además de proporcionar inmediatez en los mensajes. No estar en ellas, muchas veces, supone perderse buena parte de la actualidad y vida social.

¿Hacia dónde evolucionarán?

Según algunos pronósticos, las redes sociales seguirán muy presentes en múltiples ámbitos  sociales y profesionales. Algunos expertos siguen apuntando al contenido que desaparece (tipo Snapchat), las redes sociales donde prevalece el anonimato y la privacidad de los datos. En el contexto empresarial, las marcas tendrán que predicar con el ejemplo: crear comunidades, interactuar y adaptarse a la demanda de los usuarios constantemente. Por su parte, los departamentos (marketing, comunicación, atención al cliente…) colaborarán de forma estrecha e integrada para incluir las redes sociales dentro de la estrategia global de marketing.

Las redes sociales son, por tanto, una parte muy importante de la vida diaria de la gente. Y, aunque sea difícil hacer una predicción, lo cierto es que no se trata de una moda pasajera. Muy al contrario, es un elemento clave en la estrategia de marketing que aporta muchas ventajas. Las empresas deben incorporarlas, para ser competitivas; y los usuarios deben usarlas, para interactuar y seguir en contacto con el mundo.

Redes sociales: pasado y futuro
4.5 (90%) 10 votes