La tecnología se pone al servicio de las tiendas y nuevos negocios online a través de los smartphones. Si tu e-commerce necesita dar el gran salto piensa a lo grande y apúntate al m-commerce.

Las compras online se universalizan y crecen de forma meteórica con nuevas posibilidades para captar a clientes y obtener beneficios inmediatos. Los internautas y más la generación milenial vive a través de la pequeña pantalla y capta la atención de las grandes marcas. Pero no sólo milenial, sino un gran segmento de la población de más edad que se ha adaptado a las nuevas tecnologías y con mayor poder adquisitivo para todo tipo de consumo.

Desde comer, vestir, compartir experiencias, planificar viajes y un largo etcétera. Todo es posible a través de un móvil y todo (o casi todo) puede convertirse en una transacción y beneficios. Podría decirse que desde 2015 a hoy, el móvil se ha abierto paso y se ha apoderado del negocio en internet.

Actualmente, muchas redes sociales y aplicaciones de chat están estudiando incorporar compras en sus aplicaciones. Facebook y Twitter ya están trabajando en este sentido. En nuestro post Posicionarse o morir: las nuevas exigencias para empresas en el universo online hablábamos de WhatsApp for Business que permitirá a las empresas ofrecer productos y servicios con compra directa para sus clientes, así como otras ventajas aplicadas a los negocios y al marketing.

El m-commerce no es únicamente una oportunidad para las marcas, productores y proveedores de servicios, sino también para otras empresas basadas en el B2C (Business to Consumers o Negocios dirigidos al consumidor) que se sitúan como intermediarias con servicios muy originales y que se basan en la inmediatez y en el aquí y ahora.
Teniendo en cuenta que más del 80% de la navegación se produce a través de un móvil es de lógica hacerse con un trozo del pastel en el negocio online. Y por mínimo que sea ese pedacito, no sólo nos puede reportar amplios beneficios, sino también un prestigio.

No podemos olvidarnos mencionar el negocio de las plataformas online y marketplace. A todos nos suena el gigante Amazon pero también hay multitud de empresas que se han ido posicionando con una buena estrategia en el mercado y atrayendo a un tipo de público objetivo muy concreto.

Y es precisamente la especialización lo que es tendencia entre este tipo de negocios online, no sólo por su target o público al que se dirigen, sino también por las ofertas y productos estrella. La gran mayoría emplean recursos como la compra por impulso que permite tener a los usuarios “enganchados”, multiplicando así sus ventas.

Y llegados a este punto en el que muchos os estaréis frotando las manos y, no es para menos, os ofrecemos un resumen de los aspectos que debéis tener en cuenta para subiros al carro del m-commerce:

  1. Contar con una tienda online bien estructurada. No significa que sea una tienda ya consolidada, sino que se organice con una buena estrategia en cuanto a navegabilidad y orientada a la experiencia del e-consumidor.
  2.  Web responsive o App. Ambas opciones son igual de válidas, siempre y cuando se adapten totalmente a smartphones y dispositivos móviles y que permita un uso fluido, es decir, que la carga de los contenidos sea rápida y evitar fallos por falta de cobertura de datos, por ejemplo.
  3. Un SEO potente. Prácticamente todas los negocios con cierto prestigio en el m-commerce invierten en posicionamiento y publicidad (más online que offline). Sin este apoyo, atraer ventas se hace muy complicado, salvo que tu idea de e-commerce sea para un público muy selecto o especializado.
  4. Reciclaje continuo. Siempre debes estar atento a novedades y tendencias para transformar tu m-commerce tanto en el lado de la web, pero aún más en el lado de las app. No sólo se trata de incorporar nuevas funcionalidades de los sistemas operativos Android e IOS, sino también a depurar fallos y estar atentos a los reportes de los usuarios para crear actualizaciones.
  5. Apúntate al Big Data. Analiza cada uno de los comportamientos de tus clientes en tu tienda online y adelántate a sus decisiones qué hace, qué compra, qué no compra, cuáles son sus gustos, aficiones, etc. Suena a experimento orweliano, pero será tu gran baza para transformar tus beneficios.
  6. La seguridad como principio. El usuario necesita que su experiencia además de buena tenga garantías. Para ello, no hay que escatimar en servidores seguros tipo SSL y otras medidas de encriptación y bases de datos. En este sentido, se ha aprobado una serie de cambios en la Ley de Protección de Datos Personales que entrará en vigor en 2018 y al que deben adaptarse todas las empresas en mayor o menor medida.

Si aún quieres más argumentos para convencerte y lanzarte con tu e-commerce o tu m-commerce, te invitamos a echar un vistazo a nuestras propuesta de servicios para tiendas online y aplicaciones móviles.

m-commerce el rey de las tendencias para las ventas online
5 (100%) 3 votes