¿Para qué sirve?

Google Tag Manager nos devuelve el control de nuestro código de una forma rápida, gratuita e intuitiva. Lo que hace es permitir el agregado o la edición de las etiquetas directamente desde Tag Manager en lugar de ingresar al código del sitio en sí, también reduciendo la cantidad de errores que se puedan llegar a cometer. Así, el deploy se puede hacer más rápidamente sin necesidad de tener que involucrar a terceros.

¿Cómo usarlo?

Lo bueno es que no necesitamos tener mucho conocimiento para poder comenzar a usarlo. Nada más tenemos que tener una cuenta de Google –lo más probable es que ya la tengamos- para poder crear una cuenta en Tag Manager. Luego, para usarlo, tenemos que seguir estos pasos.

  • Crear una cuenta en http://www.google.com/tagmanager
  • Crear un container o un contenedor para el sitio web que estemos administrando. El contenedor será lo que tenga en su interior todas las etiquetas que estén usadas en el sitio. Aunque puede estar definido en más de un dominio, es recomendable que sea únicamente para uno solo.
  • Insertar el código de Google Tag Manager en nuestro sitio web –será provisto por la misma herramienta una vez que hayamos llegado este paso-. Este pedazo de código se tiene que pegar en todas las páginas de nuestro sitio, debajo de la etiqueta <body> del HTML.
  • Una vez que hemos insertado el código ya podemos administrar las etiquetas directamente desde Tag Manager.
  • Para crear una nueva etiqueta, se tiene que hacer clic en el botón de Nuevo que se encuentra en la barra superior. Lo mismo para editar una etiqueta existente.

Como podemos ver, es algo muy simple. Si recién comenzamos a administrar un sitio web y queremos tener más dominio sobre las publicidades y campañas que están corriendo, es una herramienta ideal.

Valoraciones: